20 mar. 2011

Jean Fautrier (cabezas)


Tête d'otage, 1943-44

4 comentarios:

J. G. dijo...

me suenan sin haberlas visto

Lansky dijo...

No me gusta, no tanto por feo, que también, como por falso y fácil en mi modesto y reaccionario entender.

Madame Bovary dijo...

Pues a mí me gustan. Me dan la sensación de cerebro y pensamiento en construcción. De potencia y acto.

Rufus T. Firefly dijo...

Tal vez la obra escultórica de Fautrier no sea lo mejor de su producción, pero es una pena que "suenen" o resulten "falsas", pues tanto en sí mismas como por el contexto en el que fueron realizadas entrañan, a modo de sinécdoque, como apunta Mme. Bovary, una meditación o una proyección sobre la devaluación del ser humano, de su materia corporal, o de lo que le resulta paradigmático: su cabeza.