22 nov. 2011

Foucault (el discurso)

 Malevich, Cabeza, 1929

Todo sistema de educación es una forma política de mantener o de modificar la adecuación de los discursos, con los saberes y los poderes que implican.

(...) El discurso no es apenas más que la reverberación de una verdad que nace ante sus propios ojos; y cuando todo puede finalmente tomar la forma del discurso, cuando todo puede decirse y cuando puede decirse el discurso a propósito de todo, es porque todas las cosas, habiendo manifestado e intercambiado sus sentidos, pueden volverse a la interioridad silenciosa de la conciencia de sí.

Bien sea pues en una filosofía del sujeto fundador, en una filosofía de la experiencia originaria o en una filosofía de la mediación universal, el discurso no es nada más que un juego, de escritura en el primer caso, de lectura en el segundo, de intercambio en el tercero; y ese intercambio, esa lectura, esa escritura nunca ponen en juego más que los signos. El discurso se anula así en su realidad, situándose al servicio del significante.

Michel Foucault, El orden del discurso, Tusquets, 2008, p. 45, 49 y 50. Trad. Alberto González Troyano.

4 comentarios:

Lansky dijo...

Detesto a Foucault

Rufus T. Firefly dijo...

Ni siquiera compartirías el primer párrafo?

Lansky dijo...

Sí, pero no me gusta 'cómo' lo dice (de manual de intelectual francés, con tdo lo que eso conlleva y del que sólo casi salvo a Camus)

Rufus T. Firefly dijo...

Creo que eso es algo que tienen en común los filósofos franceses de una determinada camada o, a partir, de una determinada camada: estructuralistas y postestructuralistas.