8 may. 2012

Juan Carreño de Miranda (Carlos II, 'El hechizado')

Carlos II, 1670

Carlos II rey de España, 1671

Carlos II adolescente, c.1671


Carlos II como Gran Maestre del Toisón de Oro, 1677

Carlos II, 1681


Carlos II, 1685

Carlos II, c.1685

7 comentarios:

Lansky dijo...

Es tremendo lo que hace:

1) la endogamía
2) la mirada despìadada del pintor
3) los absurdos sistemas de gobierno hereditario

Anarkasis dijo...

no sé como logró reproducirse,
soy princesa y me mandan un retrato tal que de ese.
y me voy a la chinA.

Rufus T. Firefly dijo...

Desde luego es sorprendente que tal y como Carreño retratara y siguiera retratando a Carlos II fuera nombrado 'pintor del rey', pero es lo que tienen todos esos tremendismos que mencionas.

En cuanto al tema de la reproducción de Carlos II (otra cosa es que sí que consiguiera casarse), me temo que en ese campo no tuvo éxito ninguno y esa fue la razón de que aparecieran los Borbones en la escena nacional.

Anarkasis dijo...

ya ha descubierto que estudié poco y en sitio público, ¡mecachis...!
pero si que es curioso lo que usted apunta, que pintándolo tan feo lo dejaran repetir tantas veces, por lo que me gustaría sugerir algunas soluciones al enigma:
Que = lo tenía hechizado,
que = El Carlitos2 no tenía ni gusto por ver un cuadro de lo atontinao que estaba...
que = Era aún más feo

yo me inclino por la última a pesar del naturalismo crudo y cruel que gustaba Carreño.

Pero podían haberle dado cancha a algún otro en aquellos tiempos, al mismo Murillo que tenía fama de guapear las caras..no se, y al porqué no lo hicieron si que agradecería que aportara alguna nota.

Rufus T. Firefly dijo...

Si aún con estos ejemplos a Carreño lo nombraron 'pintor del rey' sospecho que la tercera opción es la más acertada: Carlos II era todavía más tremendo de lo que parece.

Je78 dijo...

Sólo veo tanta belleza. Mira sus ojos suaves y tristes: los ojos reflejan el alma. Carlos II tiene un alma pura e inocente.
la belleza está en el corazón.
Tengo una copia de este retrato, cada día miro la belleza de mi amado Rey Carlos II: sus hermosos ojos, sus labios que parecen tan suaves ... y estoy encantada.
Si yo pudiera abrazarlo con todo mi amor!
(Pido disculpas por la gramática, no hablo bien el español)

Rufus T. Firefly dijo...

Tienes razón, sus ojos son tristes. En cuanto a la belleza de su alma, o si era pura e inocente, confieso que desconozco al personaje histórico...

Saludos y gracias por pasarte.