14 jul. 2010

Los nueve coros angélicos (Botticini)

Francesco Botticini, La asunción de la Virgen, 1475, National Gallery

De acuerdo con los teólogos cristianos de la Edad Media, los ángeles están organizados en varios órdenes -o coros- angélicos. La clasificación más influyente fue creada por un autor desconocido cuyas obras nos han llegado atribuidas a Dionisio Aeropagita, que en la segunda mitad del siglo V expuso su doctrina angelológica en su libro De coelesti hierarchia (La Jerarquía Celeste). Según esta obra, los nueve coros angélicos se ordenan en tres grupos, el primero y superior, los consejeros, está formado por serafines, querubines y tronos; el segundo, gobernadores, lo componen las dominaciones, virtudes/principados y potestades y el tercero -ministros- por virtudes/principados, arcángeles y ángeles. El contenido de esta obra fue introducido por San Gregorio Magno en Occidente en la segunda mitad del siglo IX y más tarde fue recogido por Tomás de Aquino en la Summa Theologica.

Los serafines están en la cima de la jerarquía y rodean el trono de Dios; son de color rojo y su atributo es el fuego. Los querubines simbolizan la sabiduría divina y son de color azul y oro. Los tronos representan la justicia divina y llevan toga y bastón de mando. El segundo grupo es responsable de los elementos naturales y de los cuerpos celestes. Las dominaciones llevan corona y cetro. Las potestades ordenan las operaciones que los espíritus superiores ejecutan en los inferiores; también llevan corona y cetro. Las virtudes se refieren a la pasíon de Cristo y llevan a veces flores o símbolos de María. El tercer grupo establece la relación con la humanidad. Los principados protegen a las naciones, los arcángeles son mensajeros de Dios y los de mayor autoridad, y los ángeles protegen a los seres humanos.

No hay comentarios: