2 sept. 2011

Diana y Acteón (Francesco Albani)


Diana con nueve ninfas y Acteón, 1625-30

7 comentarios:

Lansky dijo...

Pobre Acteón
carne para perros
(de la diosa)
y sólo por mirón

(Excusas a la poesía)

Rufus T. Firefly dijo...

Gracias por los versos. Nada más cierto, Acteón es un metamórfico condenado por la mirada prohibida.

pe-jota dijo...

Uno de los grandes temas de la pintura clásica, con diferentes interpretaciones.

Lansky dijo...

No viene a cuento cone sta entrada, pero igual te hace gracia.

No sé si conoces un magnífico historiador inglés (Posguerra, Sobre el ovidado siglo XX, etc.) que murió de ELA el año pasado, pues escribió un libro de memorias con su último aliento y en uno de sus capítulo compara presidentes y líderes con pintores. Así dice que F.D. Roosevelt (mi favorito) sería Tiziano; Churchill, Rubens (genial); Attlee, Vermeer (el laborista que le ganó las elecciones a Churchill, menospreciado en su día y cada vez más revalorizado, como el holandés); Bill Clinton, Dalí y Toni Blair…¡Damien Hirst! (El arte por el arte, no ya su contexto, que sí, también tiene su ética). El libro se ha traducido como El refugio de la memoria (mejor el original: The Memory Chalet) y es del gran Toni Judt

Dora Diamant dijo...

De regreso a su blog Rufus T. Firefly, meses con las narices en otras "empresas", pobre Acteón....Sartre ya hablaba del complejo de Acteón....habrá que releer el Ser y la nada, puede que esté más de actualidad de lo que pensamos.

Rufus T. Firefly dijo...

Sí, es un tema recurrente en la pintura clásica: el descubrimiento, la condena por la mirada del voyeurismo, la imposibilidad de la palabra.

Muchas gracias, Lansky, por las comparaciones político-artísticas de Judt, no las conocía.

Bienvenida de vuelta por estos lares, Dora Diamant. Habrá que (re)leer El ser y la nada.

pe-jota dijo...

No tiene mucho que ver, pero es una sugerencia por lo menos original.